Close Menu

Estudiantes de medicina aprenden destrezas vitales a través del servicio comunitario

El tema de la equidad en la salud ha tenido un profundo impacto en cómo las Ciencias Medicas en la Universidad de Arizona (UArizona Health Sciences) prepara a sus estudiantes para satisfacer mejor las necesidades de salud de todos los pacientes. En el Colegio de Medicina – Tucson en la UArizona, mejorar las disparidades de la salud incluye capacitar a la próxima generación de médicos para que entiendan las culturas y hablen los idiomas de los pacientes de comunidades desatendidas.

Andrés Díaz (izquierda) recibe entrenamiento práctico brindando servicios gratuitos de atención primaria de salud a personas desatendidas en Tucsón y sus áreas circundantes a través de la Clínica Familiar Shubitz.La Clínica Familiar Shubitz es una de las ocho clínicas internas que forman parte del programa de la Facultad de Medicina: Compromiso con las Personas Desatendidas de Tucson (ó CUP por sus siglas en inglés).

La clínica brinda servicios de atención primaria de salud gratuitos a pacientes sin seguro en Tucson y está dirigida por estudiantes de medicina de la Facultad de Medicina de Tucson, brindando atención bajo la supervisión del director médico y médicos voluntarios.

“Hay que tener un sentido de servicio para ser médico,” dijo Patricia Lebensohn, MD, directora médica de las clínicas CUP. “Ese sentido de servicio es realmente lo que sucede en la Clínica Familiar Shubitz. Los estudiantes de medicina tienen experiencias y entienden la responsabilidad que implica brindar servicios a las poblaciones desatendidas."

Satisfaciendo una necesidad comunitaria

Pocos estudiantes aprecian más la oportunidad de trabajar en la Clínica Familiar Shubitz que Lily Nguyen, RN, coordinadora principal de la clínica. Nguyen, estudiante de segundo año en la Facultad de Medicina de Tucson, creció en una población de refugiados vietnamitas pequeña y muy unida en Tucson. Su padre, David Nguyen, sufría de hipertensión crónica y le diagnosticaron insuficiencia renal cuando tenía un poco más de 40 años.

Lily Nguyen (derecha), un estudiante de medicina de segundo año que se desempeñó como coordinadora principal de la clínica durante el semestre de otoño, discute un caso con Díaz. Nguyen dice que la Clínica Familiar Shubitz le brindó una experiencia práctica que algún día podría ayudarla a abrir su propia consulta.“Siempre me pregunto si eso podría haberse evitado," Nguyen dijo. “Mis padres no hablan inglés y nuestra familia tuvo dificultades para navegar el sistema de atención médica."

Cuando Nguyen se inscribió en la Facultad de Medicina de Tucson y se enteró del programa CUP, se sintió atraída instantáneamente a la Clínica Familiar Shubitz, que está abierta de 6 a 9 p.m. los martes.

“Me sorprendió no haber oído hablar de eso antes,” dijo Nguyen. “Nuestra familia definitivamente podría haberlo utilizado.”

Para estudiantes como Nguyen, la Clínica Familiar Shubitz ofrece un espacio para adquirir experiencia médica práctica ayudando a los pacientes que no ingresan al sistema de atención médica de manera tradicional. Aproximadamente 40 estudiantes rotan a través de la clínica cada mes, proporcionando un componente práctico para el plan de estudios de la escuela de medicina.

“Usamos la analogía que la escuela de medicina es una boca de incendios de información," dijo Nguyen. “Shubitz es el lugar donde puedo tomar mi educación y conocimiento y ponerlo en practica en el mundo real y ver cómo afecta a los pacientes que provienen de una variedad de orígenes e influencias culturales.”

Cuidando a quienes no tienen acceso a atención médica

Durante las horas de la Clínica Familiar Shubitz, Nguyen lidera un equipo de aproximadamente una docena de estudiantes que dirigen la operación y brindan servicios médicos. Pueden acomodar hasta 12 pacientes por noche. La Dra. Lebensohn y otro médico tratante (attending) siempre están presentes, supervisando y apoyando a los estudiantes de medicina según sea necesario.

La Dra. Patricia Lebensohn (izquierda), directora médica de las clínicas CUP, revisa un caso con Díaz, un estudiante de medicina que atiende a los pacientes de la Clínica Familiar Shubitz.“Estos son pacientes de muchas culturas diferentes que, en su mayoría, no reciben atención médica,” dice la Dra. Lebensohn. “Tenemos muchos pacientes con condiciones médicas crónicas: diabetes, hipertensión, hiperlipidemia y otras condiciones similares.”

Cuando llegan los pacientes, son recibidos por un equipo de triaje compuesto por dos estudiantes de medicina de primer o segundo año. Tienen la tarea de examinar a los pacientes para detectar síntomas de COVID-19 fuera de la clínica antes de llevarlos adentro. Luego, se toman la presión arterial y los signos vitales del paciente, antes de que el equipo de triaje entregue el caso a un equipo de atención. Para los pacientes de habla hispana, hay intérpretes en la clínica o por telesalud que están disponibles desde el momento en que ingresan hasta que se vayan.

Cada equipo de atención está compuesto por un estudiante de medicina de tercer o cuarto año y un estudiante de primer o segundo año. Juntos, aprenden el historial médico del paciente y repasan el motivo de su visita a la clínica. El equipo de atención luego analiza la información con el médico tratante y el plan de atención se discute entre el equipo de atención, el asistente y el paciente.

Si un paciente necesita trabajo de laboratorio, como un análisis de sangre, un coordinador de laboratorio en el lugar y un estudiante de medicina agendan los procedimientos y ellos se completan internamente. La clínica también puede brindar servicios de ultrasonidos, electrocardiogramas, inmunizaciones y exámenes de detección de infecciones de transmisión sexual.

Joseph Gunderson (izquierda) es uno de los muchos estudiantes de medicina que adquirió experiencia práctica en una variedad de roles en la Clínica Familiar Shubitz, que incluye un equipo de de atención donde los estudiantes funcionan como trabajadores sociales médicos o trabajadores de casos conectando a los pacientes con los recursos que necesitan.Una vez que el equipo de atención completa el examen y el tratamiento de un paciente, un equipo de conexión de atención se hace cargo. Estos estudiantes ayudan a los pacientes a programar citas de seguimiento y manejar prescripciones, según sea necesario. También brindan información para tener acceso a la atención médica a través del Sistema de Contención de Costos de Atención Médica de Arizona (AHCCCS por sus siglas en inglés) y otros programas.

“He aprendido tanto de esta experiencia que no pensé que aprendería en la escuela de medicina,” dijo Nguyen. “Me ha ayudado a ser mejor líder y a entender los diferentes roles que se requieren para administrar una clínica. Eso me ayudará en mi carrera si alguna vez quiero abrir mi propia práctica.”

La Clínica Familiar Shubitz está en la Clínica CUP ubicada en la Facultad de Medicina – Tucson. Ingrese por la entrada sur y siga derecho hasta la habitación 2304. Hay estacionamiento gratuito después de las 5 p.m. en el Garaje de Ciencias Medicas en la Avenida Campbell. Para hacer cita, llame al 520-393-9336.